Contacto  
 
 
 
  
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
HISTORIA DEL SANTUARIO

1. EL PROYECTO
Apenas llegados los franciscanos a Chipiona acariciaron la idea de un templo nuevo. La antigua ermita de 16x4 metros resultaba insuficiente para el número creciente de peregrinos y para una comunidad de más de 80 frailes.

El Padre Antonio Medina, en 1899, el día de fiesta de la Virgen comunicó a los fieles el proyecto. La noticia se recibió con un aplauso atronador. Salvadas no pequeñas dificultades, tres años después, en P. José Escolá decidió resucitar el viejo sueño.

Comenzó la recogida de donativos. El primero de todos fue el de D. Sebastián Herrero, arzobispo de Valencia, quien donó su pectoral y anillo y, siendo cardenal, la cantidad de 35.000 pesetas. Los gastos del camarín fueron costeados, en parte, por los infantes de Orleáns. También se organizaron colectas en Sevilla, Cádiz, Jerez, Rota, El Puerto, Sanlúcar, Chipiona y otras poblaciones. El total de las lismonas recogidas rondó las 100.000 pesetas.

2. DEMOLICIÓN EL SECULAR SANTUARIO
El derribo costó 5.000 pesetas, comenzó el 17 de mayo de 1904. En Septiembre ya estaba listo el solar. El convento se llenó de puertas, ventanas y todo tipo de materiales. El cronista refiere una escena jocosa: “se amarraron gruesas maromas al campanario, todos los obreros tiraban con energía, pero en vez de rodar la espadaña, se vio una ristra de hombres colgados de la cuerda como si fueran chorizos”. En un segundo intento se rompió y todos quedaron tendidos en el suelo. A la tercera fue la vencida.

3. UN SUEÑO HECHO REALIDAD
El 30 de Octubre de 1904, finalizó la Eucaristía, el notario D. José Badanelli leyó la acta oficial y, tras su bendición, se colocó la primera piedra a metro y medio de profundidad, debajo del manifestador.

Los planos fueron diseñados por Fr. José María Rodríguez, que dirigió también las obras. La dirección técnica y legal la llevó D. Antonio Arévalo, arquitecto municipal de Sanlúcar. A Fr. Baldomero González se le encomendó la contabilidad. Para la albañilería se contrataron a los maestros Diego Rodríguez y Manuel Ruiz, que actuaban de contratistas. La carpintería se le confió a Manuel Mudarra y Manuel Pozo. Muchos trabajadores de campo entraron el la obra como peones de albañilería, entre los que destacaron pronto los hermanos Joaquín, Manolo y Pepe Jurado.

Los materiales se adquirieron en los almacenes de Pedro y Manuel Fernández Palacios, quienes concedieron a Fr. José Mª. Amplísimas facilidades, además regalaron la madera de la sillería del coro. Los ladrillos para los pilares y arcos. Se compraron en Huelva. El cemento procedía de las fábricas de Portlan y de Lafarge. continua

Fr. Baldomero, que contemplaba con admiración aquel hormiguero de trabajadores disciplinados y entusiastas, resume el ingente trabajo en unas líneas: “Duraron las obras del grueso del edificio desde el 30 de Octubre de 1904 hasta el 14 de Enero de 1906, ñeque el templo de puro estilo gótico se abrió solemnemente al culto”.

  
 
 
Paseo Costa de Luz 91 - 11550 Chipiona, Cádiz • Tel.: 956 370 989 • Fax: 956 374 621 • info@santamariaderegla.com
Casa de Espiritualidad Santa María de Regla
Provincia Franciscana de la Inmaculada Concepción